ONCE UPON A TIME IN MONACO


By
Publicado mayo 30, 2019
Deja tus comentarios

Los sombríos espectros del divorcio, la infidelidad y la tragedia han acechado las historias de amor de la familia real de Mónaco. Pero este sábado el pequeño principado se prepara  para la boda del año, Carlota por fin llega al altar con Dimitri Rassam, pero antes recordemos los romances más icónicos de la realeza, los de Mónaco.

 

Charlotte Grimaldi & Pierre de Polignac

Un matrimonio polémico el de los padres del príncipe Rainiero. La princesa Charlotte fue la hija ilegítima del príncipe Louis II de Mónaco, este al verse sin herederos decidió reconocer legalmente a su hija quien se dice era una joven muy enamoradiza. En 1920 el príncipe Louis arreglo el matrimonio de su hija con el conde Pierre de Polignac, la joven estaba embarazada y se desconocía quien era el padre, Pierre que era homosexual –historiadores aseguran Marcel Proust era su amante- el príncipe de Mónaco lo compro para salvar la honra de su hija. Unos meses después nació la princesa Antoinette y en 1923 el príncipe Rainiero, único hijo de la pareja. Curiosamente Pierre resulto ser un buen príncipe y ayudo mucho a su suegro, era muy hábil e inteligente, pero el matrimonio no funciono.

Charlotte abandono a su familia en 1930, se fue a vivir con uno de sus amantes a Italia, sus hijos se quedaron a cargo del príncipe Louis quien los educo y protegió. Por su parte Pierre se quedó cerca, se fue a vivirá Paris y era muy cercano a su hijo, falleció en 1964, fue un gran hombre de la literatura e incluso oficial de la UNESCO. Mientras que Charlotte falleció en 1977 a los 79 años, la princesa vivía a las afueras de Paris donde se dedicó a la ayuda social, hizo de su mansión un centro de rehabilitación para ex convictos y se convirtió en un gran ejemplo para sus hijos y nietos, quienes la visitaban con frecuencia.

 

Rainiero III de Mónaco & Grace Kelly

El primer encuentro de la actriz con el príncipe ocurrió  6 de mayo de 1955, durante el Festival de Cine de Cannes, donde Grace asistió a presentar su última película, “To Catch a Thief”, de Alfred Hitchcock. Entonces la revista Paris Match planea un reportaje de la actriz ganadora del Oscar en el Palacio del principado de Mónaco junto al Príncipe Rainiero. Pierre Galante, reportero de Paris Match y su director Gaston Bonheur, idearon la sesión teniendo conocimiento de aquel reportaje donde rezaba la frase “Si Grace Acepta, Mónaco se Salva”.

Ella llego muy nerviosa, vistiendo de Christian Dior, pero Rainiero la hiso esperar y enfureció – ¿Quién se cree que es? No nada más soy actriz, soy un ser humano- decía a los presentes, pero cuando Rainiero llego, todo cambio, de inmediato Grace olvido el enfado y recorrió el zoológico privado del brazo del príncipe. Pero por maravillosa que pareciera la idea, la relación no se dio hasta más tarde, después de la sesión de fotos no se volvieron a ver. Sin embargo Rainiero quedo enamorado de Grace y quería conquistarla. A través del Príncipe J.Francis Tucker, el confesor de Príncipe, Rainiero III de Mónaco es invitado por la familia Kelly para pasar las celebraciones de fin de año. Fue durante la estancia del príncipe en Estados Unidos que el noviazgo por fin se dio. El 6 de enero de 1956, el príncipe le pidió matrimonio.

Unos días antes de la ceremonia, la actriz, que llegó a Mónaco gracias al barco SS Constitution, fue  recibida con coloridos claveles y se disparan disparos de cañón en su honor. La boda se llevó a cabo el 18 de abril de 1956. La ceremonia fue grandiosa. Se transmitió en vivo por toda Europa por millones de espectadores, la MGM filmo el gran acontecimiento. Grace lucia majestuosa, en un vestido ahora famoso, hecho de seda y bordado, también cubierto con perlas. Con 600 invitados y gran elegancia, un hecho histórico al cual la prensa llamo el “matrimonio del siglo”.

Su vida conyugal fue  feliz, tuvieron tres hijos: Carolina en 1957 – ahora Princesa de Hannover- Alberto en 1958 y Estefanía en 1965. La pareja vivió una vida plena, hasta la muerte de Grace en 1982. La historia de amor entre Grace y Rainiero continúa siendo el cuento de hadas más famoso y publicitado de la historia. Existe un antes y un después de Grace para Mónaco. Grace y Rainiero son un icono, los protagonistas de un auténtico cuento de hadas.

 

 

Carolina de Mónaco & Philippe Junot

¿Sabían que la princesa Carolina pudo ser la princesa de Gales? Así es, en una época se barajeo el nombre de Carolina como presunta novia del príncipe Carlos y durante una corta época este y Carolina la pasaron muy bien juntos, sin embargo a los ingleses no les encantaba la idea de que una chica de origen francés se convirtiera en futura reina de Inglaterra. Poco después, en 1976, comenzó a aparecer  junto a la princesa un tipo mayor que ella y nada atractivo: Philippe Junot. Vividor, mujeriego, “play-boy”, soltero empedernido, Philippe tenía entonces 35 años y muy mala reputación. El 25 de agosto de 1977 se anunció en el Principado el compromiso entre Philippe Junot y Carolina. Ni a Grace ni a Rainiero les parecía la idea, pero Carolina amenazaba con fugarse con Junot y un escándalo no era lo que a los Grimaldi les gustaba, al final de cuentas era una princesa. Grace y Rainiero cedieron ante los caprichos de su hija y le dieron una boda de cuento de hadas.

Par 1980 el cuento de hadas no tuvo precisamente un final feliz, Carolina descubrió varias infidelidades de Junot y pidió el divorcio, regreso a palacio a los brazos de sus padres, Junot se convirtió –y a la fecha- en personan non grata en Mónaco, y no paso mucho tiempo antes de que Carolina volviera encontrar el amor.

 

Carolina de Mónaco & Stefano Casiraghi

Carolina conoció el verdadero amor, y gracias a su ex novio Robertino Rossellini. ¿Y quién se iba a resistir? Era un auténtico príncipe, rubio, ojos azules, un caballero, de alcurnia y sobre todo trataba a Carolina como lo que es, una princesa. Stefano Casiraghi llego a la vida de los Grimaldi para bien, amaba perdidamente a Carolina y Carolina de él, Rainiero estaba fascinado con el joven italiano que hacia sonreír a su hija, la realidad es que Stefano fue como otro hijo para Rainiero. Se casaron en diciembre de 1983, Andrea ya venía en camino. Carolina vivió su gran historia de amor, se convirtió tres veces en madre, la década de los 80 convirtió a Carolina y Stefano en la pareja más guapa del jet set y la realeza, a donde iban era noticia, las revistas y periódicos querían siempre publicar fotos de la pareja. Eran muy felices y siempre se veían enamorados pero la felicidad se terminó y la tragedia golpeo fuerte a Carolina, en octubre de 1990, Stefano Casiraghi sufre un accidente marítimo, mientras participa en una competencia de lanchas rápidas en el Principado, y muere. El corazón de Carolina se rompió en mil pedazos, la princesa se refugió en sus hijos con quienes se marchó a vivir a St. Remy.

 

Estefanía de Mónaco & Daniel Ducruet

Con 26 años y soltera, Estefanía anuncia que será madre, el padre de su hijo era Daniel Ducruet, su guardaespaldas. Pero no fue una sino dos veces, en 1995 volvía a tener otro hijo con Daniel, esta vez Rainiero pidió formalidad y la pareja por fin se casó discretamente en julio de 1995. En 1996 Estefanía pidió el divorcio a Daniel Ducruet y volvió a arder Troya, un nuevo escándalo, Daniel haba sido captado siendo infiel, las imágenes dieron la vuelta al mundo. Dos años después cuando todo parecía paz, Estefanía volvía al ataque, otro guardaespaldas, otro embarazo. Su tercera hija, esta vez con Jean Raymond Gottlieb nacía en 1998. Estefanía hoy en día no tiene pareja y encontró estabilidad en su papel de madre.

 

Carolina de Mónaco & Ernesto Augusto de Hannover

En 1998 Carolina comenzó una nueva relación, esta vez era con el “indicado”, y es que por fin le dio gusto a su mamá e inicio un romance con Ernesto Augusto de Hannover, el único problema era que el príncipe estaba casado con una de las amigas más cercanas a Carolina, Chantal Hochuli. Y entonces algo inesperado ocurrió, Carolina quedo en cinta y el divorcio de Ernesto tuvo que ser de emergencia, finalmente quedo todo arreglado para el cumpleaños de Carolina. La pareja se casó en palacio en enero de 1999, la princesa Alexandra nació seis meses después en Austria.

Carolina era la primera dama de Mónaco y además la princesa heredera consorte de Hannover, su matrimonio lucia divino por fuera, mucho glamour, mucho Chanel pero también mucho alcohol. Ernesto Augusto de Hannover es alcohólico y hacia a Carolina pasar malos ratos, como en 2004 en Madrid cuando su resaca era tan grande que no pudo acompañar a su esposa a la boda de los reyes Felipe y Letizia, para ese entonces ya todos sabían que el matrimonio no marchaba del todo bien. En 2006 se separaron, aunque permanecen casados, cada quien hace su vida, incluso los hijos de Ernesto prefieren pasar tiempo con su madrasta a convivir con su padre, que cada vez está peor, hace un año en Lima tras la boda de su hijo el príncipe Christian acabo en un hospital con una congestión alcohólica.

Carolina mientras tanto ejerce sus deberes en Mónaco al mismo tiempo que disfruta su rol de abuela, una nueva faceta en la que también sobresale, y es que Carolina es la abuela más elegante de la realeza.

 

Alberto II de Mónaco &  Charlene Wittstock

La pareja se conoció en 2000. Charlene Wittstock participó en la competencia de natación Mare Nostrum en Monte Carlo, Mónaco. El príncipe Alberto en ese momento se había ganado la reputación de playboy con dos hijos fuera del matrimonio. Mónaco había estado pidiendo al príncipe que eligiera una esposa y se estableciera. Este fue el comienzo de su relación amistosa, pero no precisamente romántica, esa se dio hasta 2006 cuando volvieron a coincidir.

A pesar de los 20 años de diferencia Charlene acepto ser la novia del soltero más famoso de la realeza, durante esos cinco años de noviazgo los paparazzi los asediaron. En 2010 Alberto pidió a Charlene lo acompañara a la boda de la princesa Victoria de Suecia, esto encendía alertas a la prensa que esperaba el anuncio de un compromiso y así fue.

Alberto pidió a Charlene matrimonio, la boda se llevó a cabo en julio de 2011 en el palacio real, fueron días de fiesta por todo lo alto, Charlene lucio muy guapa vestido de Armani, al igual que Grace tuvo que adaptarse al protocolo y aprender francés pero rápidamente cual disciplinada deportista pudo rápidamente dominar el idioma y las reglas del palacio. Tres años después se anunció el embarazo de la princesa y en diciembre de 2014 llegaron al mundo Jacques y Gabriella, los mellizos que vinieron a completar la felicidad de Alberto y Charlene. Hoy en día son un matrimonio solido que disfruta de sus hijos y el gran futuro en Mónaco.

 

Andrea Casiraghi & Tatiana Santo Domingo

Y los hijos de Carolina se hicieron mayores y también han vivido sus propias historias de amor. Andrea conoció a la colombiana Tatiana Santo Domingo gracias a su hermana Carlota, ambas eran compañeras de clase en el liceo Fontainebleau. Rápidamente las jóvenes se volvieron inseparables y era común ver a Tatiana junto al clan Casiraghi en fiestas, después Andrea y Tatiana coincidieron en la universidad en Londres y entonces comenzaron a salir más formalmente.

Fue en 2005 en la boda de Fernanda Casiraghi -prima de Andrea- que aparecieron por primera vez públicamente como novios. Desde ese momento no se han separado. Los jóvenes disfrutaban de su noviazgo alrededor del mundo, en aquel entonces Andrea era el virtual heredero al trono de Mónaco. La pareja se mudó a vivir juntos a un departamento en Paris, Carolina estaba fascinada con la novia de su hijo, la acepto de inmediato en la familia, incluso Tatiana asistió a la boda del príncipe Alberto ocupando un papel importante en la celebración. Tras ocho años de relación sorpresivamente nos enteramos que Tatiana estaba embarazada, fue cuando apareció en un evento luciendo un estado muy avanzado, un par de meses después nació Sasha en Londres, en agosto de 2013 la pareja se casó por lo civil en Mónaco y en febrero de 2014 sellaba su unión con una boda religiosa en Suiza.

La pareja procreo dos hijos más, India y Max Rainier, viven en Londres pero es muy común verlos visitar Mónaco, Tatiana es una exitosa diseñadora de modas y Andrea se dedica a las inversiones.

 

Pierre Casiraghi & Beatrice Borromeo

Son actualmente mi pareja favorita no solo porque son atractivos sino porque representan la cristalización de una autentica historia de amor, dos jóvenes aristócratas que coincidieron justo el día de la boda de Lavinia una de las hermanas de Beatrice, fue en 2004 cuando  Pierre acompaño a su abuela Fernanda Casiraghi a la boda y  quedó prendado de la escultural rubia, sin embargo pasaron cuatro años para que esta relación se diera, fue cuando sus caminos se volvieron a encontrar en la Universidad de Bocconi, fue así que el verdadero amor surgió entre ellos.

A diferencia de sus hermanos, Pierre decidió volver a sus raíces italianas y hacer su vida en Milán, hoy en día es el presidente de la constructora propiedad de los Casiraghi –de la que ya abrió una oficina en Mónaco- y a decir verdad es el más parecido a su padre Stefano Casiraghi, ambos rubios y bien parecidos, ambos enamorados de una princesa.

Tras varios años de noviazgo donde pudimos ver a la pareja en diversos eventos sociales e incluso bodas reales, se anunció el compromiso en 2015, los rumores de una boda ya sonaban desde hacía meses. Primero se casaron en Mónaco por lo civil, como marca la tradición la ceremonia se llevó a cabo en palacio rodeados de familia y amigos cercanos, pero una semana después un despliegue de glamour e invitados de lujo llegaron a las islas Borromeo, propiedad del padre de Beatrice para atestiguar la boda religiosa. La boda de Pierre y Beatrice no solo fue elegante y romántica, fue espectacular, y así dos años después llego su primogénito Stefano, un año más tarde nació Francesco. Actualmente dividen su vida entre Mónaco y Milán donde ambos realizan sus profesiones, la joven pareja a formado un hermosos hogar y la prensa sencillamente  los ama.

Share this...

Esta publicación fué escrita por Eugenia Garavani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *