EL AMOR EN TIEMPOS DE ROYALS


By
Publicado febrero 14, 2019
Deja tus comentarios

Las historias de amor alrededor de los royals nos han brindados los mejores momentos, romances, bodas y un sin fin de anécdotas que durante décadas o siglos nos hacen creer en que las historias de cuentos de hadas existen, he aquí algunos de sus protagonistas.

El tiempo ha pasado y existen esos romances dentro de la realeza que jamás serán olvidados, el de una divorciada y un rey que abdico por amor; el de una actriz icónica de Hollywood y su príncipe azul, dejando atrás la vida en pantalla y viviendo en un exclusivo principado; el de una princesa rebelde y un apuesto capitán, un romance fallido e inolvidable; el de una princesa de ojos tristes que renuncio al Shah por no poder darle hijos; a veces llega al altar y a veces queda en la memoria del corazón de quienes hicimos nuestras sus historias de amor. Estas son para mí las historias más icónicas de la realeza.

EDUARDO VIII & WALLIS SIMPSON

Fue la historia de amor que cambió el rumbo de toda una monarquía. En 1936, el rey Eduardo VIII renunció inesperadamente al trono para casarse con el amor de su vida, la divorciada estadounidense Wallis Simpson, proclamando: “Me ha resultado imposible llevar la pesada carga de responsabilidad y cumplir con mis deberes como rey como quisiera. Sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo”. El comportamiento de Eduardo antes de su decisión de abdicar, incluso cortejar a Wallis cuando aún estaba casada con su segundo marido, provocó indignación de parte de la familia real británica, especialmente de la reina María de Teck y el rey Jorge V, y llevó a la “crisis de abdicación”. En 1937, la feliz pareja se casó y emprendió una vida de jet set en París, mientras se referían a sí mismos como “W.E”, sus iniciales, pero también una excavación en el real “nosotros” o el majestuoso plural. Exiliados y alejados dela familia real británica, se rodearon de personajes glamurosos y polémicos. Recibieron el titulo de los Duques de Windsor y siempre formaran parte de la historia representando a esa pareja que aposto por el amor.

SHA DE IRAN & SORAYA ESFANDIARY

A Soraya la llamaron “la princesa de ojos tristes”, “la reina de la tristeza”, pero todo comenzó de manera diferente en un momento en que la felicidad parecía la única opción natural. A los 18 años contrajo matrimonio con el Sha de Irán y vivieron una bella historia de amor, se asegura Soraya es el amor de su vida. Pero a los 26 años fue forzada a vivir una vida alejada de todo y en otro país, repudiada públicamente por el hombre que amaba por el hecho de ser estéril. “Sacrifico mi felicidad personal por el futuro de mi país” Soraya renuncio al amor de su vida, con una vida activa socialmente Soraya cubrió su tristeza en alta costura y brillo en el jet set pero jamás fue olvidada ni por su pueblo ni por el Sha. La princesa escribió un libro donde relato su vida en palacio, una vida llena de lujo y amor y recordó con gran dolor el no haber podido serfeliz con su marido. Recordada como una pareja emblemática, no tuvo un final feliz pero si fue una verdadera historia de amor.

MARGARITA DE INGLATERRA & PETER TOWNSEND

Como Margarita tenía menos de 25 años, la reina tuvo que consentir el matrimonio de su hermana con un hombre divorciado, pero su papel como Jefe de la Iglesia de Inglaterra lo hizo difícil. No ayudó que Winston Churchill, el primer ministro en ese momento, dijera que era poco probable que su gabinete aprobara su matrimonio, a pesar del apoyo público a la pareja. Townsend fue enviado a trabajar como un agregado aéreo para la Embajada Británica en Bruselas, pero las especulaciones acerca de su relación nunca cesaron. Después de dos años, la pareja se reunió en 1955, y aunque Margarita ya había cumplido 25 años, todavía se les negó el derecho a casarse. El gobierno, decidió que si la princesa insistía en casarse con Townsend, se le quitaría todos sus privilegios reales y sus ingresos. Esto dejó a Margarita en una posición imposible y el 31 de octubre del mismo año, la princesa dejó clara su decisión. El romance se terminó, aunque se asegura Peter fue el amor de su vida.

GRACE KELLY & RAINIERO DE MONACO

Nadie podría haberlo predicho, pero la ganadora del Oscar pronto protagonizaría su última película. La tercera película de la actriz con Hitchcock, de 1955, To Catch a Thief, fue filmada en el sur de Francia. Por un golpe de suerte, Grace se encontró en Mónaco para una sesión de fotos orquestada por el Paris Match durante el festival de Cine de Cannes con el encantador y carismático Príncipe Rainiero. En el momento del primer encuentro de la pareja, la belleza estaba saliendo con el actor francés, Jean-Pierre Aumont. A pesar de su relación existente, la introducción de Kelly a Rainiero eventualmente condujo a un cortejo, y luego a un matrimonio de alto perfil que marcó el final de su carrera en Hollywood. Si todo parece idílico, la transición de ser una actriz de Hollywood a una princesa no fue fácil para Grace. Pero con el tiempo y su encanto hizo de Mónaco un lugar esplendoroso. El matrimonio procreo 3 hijos y el final de Grace fue dramático, como en las películas, se convirtió en una leyenda y un icono de elegancia, Grace será eternamente un inspiración.

Share this...

Esta publicación fué escrita por Eugenia Garavani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *