DELPHINE BOËL


By
Publicado octubre 2, 2020
Deja tus comentarios

Tras años de lucha Delphine Boël no solo ha sido reconocida por su padre, el rey Alberto II de Bélgica sino que además se le será otorgado el título de Princesa de Bélgica y el tratamiento de Su Alteza Real.

El pasado 27 de enero después de muchos años de lucha un comunicado por parte del equipo legal del rey Alberto de Bélgica anunciaba: “Su Majestad el Rey Alberto II tiene constancia de los resultados de la muestra de ADN a la que se prestó a petición del Tribunal de Apelaciones de Bruselas. Las conclusiones científicas indican que él es el padre biológico de la señora Delphine Boël”. Pero vayamos al comienzo, a como fue el inicio de esta historia que se remonta a 1966 cuando el entonces príncipe Alberto conoció a la madre de Delphine.

La pareja se conoció en Atenas, ambos estaban casados. Sybille era hija del embajador belga en Grecia en ese entonces, casada con Jacques Boël -de quien Delphine lleva el apellido- en ese entonces el matrimonio de Alberto con la italiana Paola Ruffo di Calabria era uno de los más glamurosos de la realeza europea, ambos guapos y muy bien relacionados con el jet set. En aquella época Alberto no imaginaba en algún día convertirse en rey. Sin embargo, a pesar de vivir una idílica historia de amor con su esposa, no pudo evitar enamorarse locamente de Sybille.

Dos años más tarde nació Delphine, quien relató en alguna ocasión que el rey Alberto frecuentaba su casa, que durante su infancia Alberto tuvo un trato muy cariñoso con ella. Cabe mencionar que Sybille nunca se divorcio de su marido, aunque se sabe que era un matrimonio en apariencia, ya que aunque este reconoció a Sybille como su hija jamás vivieron juntos ni fueron una familia. En 1976 tras la muerte de Jacques Boël, madre e hija se mudaron a Londres donde la relación entre Sybille y Alberto continuaba. Alberto intentó divorciarse y formar una familia con ella, pero las cláusulas de un posible divorcio no beneficiaban al entonces heredero a la corona y Sybille se sacrificó por Bélgica.

Cuando Delphine tenía 17 años su madre le confesó que el entonces príncipe era su padre, y no le sorprendió en lo absoluto. Ella se daba cuenta de lo que pasaba entre su madre y Alberto, además de que vacacionaban juntos, su carácter era muy parecido, el evidente parecido físico de Delphine con su media hermana la princesa Astrid entre otras cosas. Durante muchos años Delphine y su madre se encargaron de que nadie supiera su origen, lo último que querían era afectar a Alberto, especialmente cuando este asumió el trono tras la muerte de su hermano el rey Balduino en 1993.

LA VERDAD SIEMPRE SALE A LA LUZ

En 2001 la salud de su madre se vio amenazada y Delphine sintió la necesidad de contar con el apoyo de su padre, la respuesta fue sorpresiva según relató en una entrevista “Mi madre sufrió una grave operación de corazón y llamé a Alberto para informarle. En ese momento explotó. ‘¡Deja de llamarme! ¡No eres mi hija!’, me gritó”.

A Delphine se le cayó el mundo, siempre había querido y admirado a su padre, dos años después radicada nuevamente en Bélgica y a punto de ser madre sintió la necesidad de hacerse de nuevo. En 2008 se vio en la necesidad de ejercer acción legal y exigir ser reconocida como hija biológica del rey Alberto, su madre la apoyó, y el mundo entero conoció su historia. Fueron más de diez años de lucha para pedir que el rey Alberto -quien abdicó en 2013 al trono-se hiciera las pruebas de ADN, incluso Delphine tuvo un acercamiento con su medio hermano el príncipe Laurent para que este aportará su información genética.
En enero pasado y con un comunicado de prensa el rey admitía ser el padre biológico de Delphine, por fin se hacía justicia, los abogados de Delphine también pidieron que ésta llevara los apellidos Sajonia-Caburgo y Gotta, así como otros derechos. Hoy Bélgica tiene una nueva princesa, y es que no solo Delphine fue reconocida por su padre sino por la Casa Real que le ha otorgado el título de Princesa y el tratamiento de Su Alteza Real.

Pero seguramente adquirió responsabilidades aunque no sabemos si recuperó a su padre, finalmente se hizo justicia, Delphine es oficialmente hija del rey Alberto, solo falta ver si un día podemos verlos reunidos en un retrato oficial.

 

Share this...

Esta publicación fué escrita por Eugenia Garavani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *