CAYETANA


By
Publicado noviembre 20, 2018
Deja tus comentarios

 

El 20 de noviembre de 2014 la vida de la duquesa de Alba se apagó, una vida extraordinaria que la convirtió en icono. Hoy recordamos con cariño un legado que vivirá por siempre en nuestros corazones.

 

 

El destino de Cayetana estaba escrito desde el día en que nació un 29 de marzo de 1926 en el Palacio de Liria, sus padrinos de bautismo fueron el rey Alfonso XIII y su esposa la reina Victoria Eugenia, recibió un nombre tan largo como la lista de títulos que ostento: María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y Silva Falcó y Gurtubay. La duquesa de Alba supo muy pronto de la soledad y las perdidas, a muy corta edad perdió a su madre y después partió a Londres durante la Guerra Civil, pero siempre llevo a España en su corazón.

 

Fue educada en Londres y Paris, en esa época cuando los bombardeos de la segunda Guerra mundial se escuchaban ella jugaba con la futura reina de Inglaterra. Ya desde entonces amaba los caballos y su pasión la llevo a debutar como rejoneadora una vez que volvió a su natal España. Con tan solo 21 años se casó con Luis Martínez de Irujo y Artázcoz, un apuesto aristócrata con el que procreo seis hijos: Carlos, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia.

 

Conocida por ser una gran anfitriona, era común ver a la Duquesa rodeada de las amistades más exclusivas, Jackie Kennedy, Grace Kelly entre muchas figuras que visitaron a Cayetana en Sevilla y al igual que ella vistieron de peineta y tradicional vestido de flamenco. Cautivadora y de fuerte personalidad, la Duquesa amaba bailar y pintar, el arte y el flamenco fueron dos pasiones las cuales compartía con los suyos y por supuesto sus hijos. Su sueño más grande ser madre de una niña, el sueño se hizo realidad luego de cinco varones y en 1968 nació Eugenia, su hija y eterna cómplice compañera.

Pero en 1972 perdió a su marido, la tristeza invadió a la Duquesa quien se dedicó a su familia y a continuar trabajando por el legado de los Alba, sorpresivamente en 1978 se casó nuevamente con Jesús Aguirre tomando por sorpresa a muchos, un matrimonio al que muchos se opusieron pero que Cayetana defendió. El ex sacerdote no solo fue una persona importante para ella sino que fue el amor de su vida, así lo confeso la propia Duquesa quien afirmo que su segundo esposo fue el hombre de sus sueños.

Sin embargo y a pesar de sus declaraciones en 2010 volvió a pasar por el altar, esta vez en Sevilla se casó con Alfonso Diez, un hombre 24 años menos que la Duquesa y quien la acompaño hasta el último día de su vida.  La Duquesa de Alba fue un símbolo de la nobleza en España, un personaje emblemático para prensa del corazón, era la aristócrata más popular, una mujer que rompió barreras y vivió la vida de la única manera que sabía cómo enfrentarla: con pasión. Así recordamos a la legendaria Duquesa de Alba.

 

 

On November 20, 2014 the life of the Duchess of Alba was extinguished, an extraordinary life that turned her into an icon. Today we remember with affection a legacy that will live forever in our hearts.

 

 

The destiny of Cayetana was written from the day she was born on March 29, 1926 in the Palace of Liria, her godparents were King Alfonso XIII and his wife Queen Victoria Eugenia, received a name as long as the list of titles that she hold: María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart and Silva Falcó and Gurtubay. The Duchess of Alba soon learned of loneliness and loss, at a very young age she lost her mother and then left for London during the Civil War, but she always took Spain to her heart.

 

She was educated in London and Paris, at that time when the bombings of the Second World War were heard she played with the future Queen of England. Since then she loved horses and her passion led her to debut as a “rejoneadora” once she returned to her native Spain. With only 21 years old he married Luis Martínez de Irujo y Artázcoz, a handsome aristocrat with whom he procreated six children: Carlos, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano and Eugenia.

Known for being a great hostess, it was common to see the Duchess surrounded by the most exclusive friendships, Jackie Kennedy, Grace Kelly among many figures who visited Cayetana in Seville and, like her, dressed in a comb and traditional flamenco dress. Captivating and strong personality, the Duchess loved to dance and paint, art and flamenco were two passions which she shared with her family and of course her children. Her biggest dream was to be the mother of a girl, the dream came true after five boys and in 1968 Eugenia, her daughter and eternal accomplice companion was born.

But in 1972 she lost her husband, sadness invaded the Duchess who dedicated herself to her family and to continue working for the legacy of the Alba, surprisingly in 1978 she married again with Jesus Aguirre taking many by surprise, a marriage to which many they opposed but that Cayetana defended. The former priest was not only an important person for her, it was the love of her life, as the Duchess herself confessed, affirming that her second husband was the man of her dreams.

 

However, despite her statements in 2010 she walk back to the altar, this time in Seville she married Alfonso Diez, a man 24 years younger than the Duchess and who accompanied her until the last day of her life. The Duchess of Alba was a symbol of the nobility in Spain, an emblematic character for the press, she was the most popular aristocrat, a woman who broke down barriers and lived her life in the only way she knew how to face it: with passion. This is how we remember the legendary Duchess of Alba.

 

 

 

Share this...
Tags:

Esta publicación fué escrita por Eugenia Garavani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *